domingo, 31 de julio de 2011

Asesino sin escrúpulos y machista

El brutal crimen de Noruega me impactó sobremanera. Una de mis mejores amigas es noruega y vive en Oslo. Hay miles de alumnas y alumnos noruegos a los que durante un año de mi vida di clase. En mi mente, aquel día, estaban todos y todas. Nunca está una preparada para que tu mundo se derrumbe pero es que en estas dos semanas... bueno, en estas dos semanas... se me ha destrozado del todo.
El caso es que, además de todo lo dicho, leído y visto en televisión sobre el asesino de Utoya, ayer leí en El blog de El País un artículo interesantísimo y terrorífico del que os selecciono algunos fragmentos especialmente significativos:

"Algunos testimonios aseguran que apuntó primero a la chica más guapa", afirma la periodista Michelle Goldberg sobre el inicio de la masacre perpetrada por Anders Behring Breivik hace una semana en la isla noruega de Utoya. Goldberg ejemplifica así el odio a las mujeres del asesino de Oslo en un interesante análisis publicado en The Daily Beast. Telefoneé a uno de los enviados especiales de EL PAÍS a Noruega, Álvaro de Cózar, para confirmar este detalle que no admite calificativos. El periodista no conocía los testimonios. Charlamos después sobre la personalidad del homicida confeso de 76 personas, la mayoría jóvenes del Partido Laborista noruego. Con lo que sabía él, mi pregunta tampoco le extrañó. (Adenda: gracias a Fernando Morales por aportar este artículo que recoge la narración de las víctimas: aseguran que Behring disparó primero a la joven más guapa).

Después, con ciertas dudas, me centré en las 1.500 páginas del manifiesto del asesino, 2083, una declaración europea de independencia, para buscar referencias sobre las mujeres. Ya en la introducción, incluye el feminismo dentro del "marxismo cultural" y en el núcleo de la "corrección política" que horada su visión del continente.

[...] Pero hay mucho más, y en gran parte, tiene que ver con las mujeres, vistas por un hombre que ha vivido (y parece aborrecer) los logros de una de las naciones más igualitarias de Europa. A través de una autoentrevista, describe sus orígenes como hijo de un diplomático y una enfermera que se separaron cuando él tenía un año. Califica de feministas tanto a su madre como a su madrastra, también diplomática, y asegura: "No apruebo mi educación superliberal y matriarcal carente completamente de disciplina. Ha contribuido a feminizarme hasta un cierto punto".

Fue un emprendedor, "de pasado arrogante", bien formado, que se enriqueció pronto y que, cuando se consideraba en la cima, "en realidad lo había perdido todo". Afirma: "Se trata del estilo de vida tipo Sexo en Nueva York, destructivo y suicida (feminismo moderno, revolución sexual) que nos han enseñado a reverenciar como la verdad. En ese escenario, los hombres ya no son hombres, sino seres metrosexuales y emocionales que están ahí como un alma gemela que nunca critica a la diosa feminista de la nueva era. El perfecto matriarcado y la igualdad completa se han conseguido".

El asesino de Oslo se confiesa partidario de una educación sexual en la escuela "al estilo de la que se impartía en los años 50 y 60 en Europa Occidental". De hecho propugna una vuelta a los valores y a la sociedad de las décadas intermedias del pasado siglo, y es partidario de que las mujeres no emprendan una completa carrera profesional, siempre bajo el argumento de impulsar la natalidad. Sin embargo, Noruega no necesita de las recetas del presuntuoso Anders. Demuestra que las políticas de protección son efectivas sin relegar a las mujeres. Posee una de las tasas de nacimientos más altas de Europa (1,95 hijos por mujer) con el 80% de la población femenina trabajando.

Las propuestas del asesino de Oslo son de otra época. Por ejemplo, afirma que en las "dictaduras marxistas como la de Noruega" se imponen cuotas para favorecer la participación de las mujeres. Ha sido la manera de conseguir que haya un 44% de presencia femenina en los consejos de administración, una cifra que deja en ridículo, por cierto, a los porcentajes españoles (8%). El sólo desea la meritocracia, que, como se ha demostrado a lo largo de la historia reciente, no ha permitido a las mujeres llegar a los nichos de poder aún en manos, casi exclusivamente, de los hombres.

Las píldoras contraceptivas, asegura, deben restringirse al máximo en los territorios conservadores, el divorcio de mutuo acuerdo constituye una aberración y el aborto sólo debería ser legal en caso de violación.¿Y qué pasa con los hijos? "El sistema debe ser reformado para que el padre tenga la custodia por defecto. Esto aseguraría que las tasas de divorcio bajasen (hasta el 70%) y ayudaría a mantener la familia nuclear". Una afirmación que culpa de forma implícita a las mujeres de la destrucción del matrimonio. También se muestra preocupado por lo que llama "la ausencia del padre": "Ha creado una sociedad llena de patologías sociales y la falta de la autoconfianza de los hombres nos ha convertido en fácil presa de nuestros enemigos. Para que los occidentales sobrevivamos, necesitamos una sana dosis de autoridad masculina".

Para él, entre un 60% y un 70% de los "marxistas/multiculturalistas" son mujeres. "Esto explica en parte por qué la gradual revolución feminista está relacionada directamente con el impulso de las doctrinas multiculturales. Estas feministas marxistas no solo quieren beneficios para ellas. Lo quieren todo y han conseguido más o menos lo que nunca habían soñado lograr. Ahora tienen una completa supremacía matriarcal a nivel doméstico y ejercitan una influencia política sustancial". Las mujeres y la amenaza islámica están vinculadas para el hombre que se considera un caballero templario. [...]
Refutar tantas falsedades, que han sustentado en parte una masacre horrenda, ocuparía mucho espacio. Pero ahí van un par de preguntas. ¿Dónde está esa igualdad completa que tantas y tantos desearíamos? ¿Pueden ser las mujeres europeas más influyentes ganando menos que los hombres y con una presencia sustancialmente menor en los poderes políticos y económicos?


FUENTE:http://blogs.elpais.com/mujeres/2011/07/disparo-primero-a-la-mas-guapa-oslo.html